Cuarenta y nueve (Sea!).

En la última semana aprendí varias cosas.

Aprendí que a veces los ojos lo dicen todo, pero hay que preguntar cuando no se está totalmente seguro de ese par de órbitas.

Aprendí que no tengo por qué cargar el dolor de otros.

Aprendí que para entrar a una nueva batalla o amor, debo estar fuerte.

Aprendí que hay gente hermosísima.

Aprendí que me siento muy orgullosa de no cambiar por agradar a otros.

Aprendí que mi círculo de amigos no es enorme, pero sí el suficiente para tener quién me quiera, quién me soporte, quién quiera pasear conmigo, quién quera bailar conmigo, quién quiera hablar conmigo, quién me amortigüe, quién quiera aprender conmigo, quién quiera __________ (inserte acá su actividad favorita en forma de verbo lo más bonito posible) conmigo.

Aprendí que todo es hermoso y no cuesta nada.

Aprendí que hay humanos y humanas con talento, y que no todos los apoyos son económicos, una sonrisa puede más que muchas cosas.

Aprendí que soy más sensible de lo otros piensan que soy (y lo soy y mucho).

Aprendí que puedo batallar.

Aprendí que no soy una mujer cualquiera.

Aprendí que puedo cansarme de los malos tratos.

Aprendí que mis ojos son más dicientes así haya otras partes del cuerpo igual de grandes.

Aprendí que hay una canción para absolutamente todo.

Aprendí que soy inteligente, talentosa, con demasiado corazón, coraje, planes y proyectos, y que éstos no se quedan cortos.

Aprendí que a veces un vestido es más bonito que un par de tenis, y hasta depronto, estar desnudo es más bonito que muchos días soleados.

Aprendí que no le debo a nadie el hecho de ser una iluminadora de días, es más, no le debo a nadie nada, solo les agradezco por haberse cruzado en mi camino con sus… buenas o no tan buenas intenciones.

Aprendí que soy más churra de lo que pensé, y ya no me lo creo por los comentarios de otros, ahora estoy segura de ello.

Aprendí que mendigar amor no está bien.

Aprendí que AMAR es mi verbo favorito, y es la tarea que hago mejor y que no he conocido a la primera persona que lo haya compartido conmigo al mismo tiempo.

Aprendí que rodearse de gente bonita te puede alterar de la manera más positiva.

Aprendí algo que jamás creí: realmente hay personas que no saben valorar lo que tienen o a quienes tienen a su lado.

Aprendí que durante un tiempo fue la burla de alguien (o de varias combinaciones: ese alguien solo, o ese alguien y su pareja actual, o ese alguien y la persona con la que me puso los cuernos, o los 3 -esa combinación también puede existir!-), pero ésta semana que debo dejar de serlo.

Aprendí que hay personas que llegan justo en el momento indicado.

Aprendí que mi felicidad no es una persona, ni son muchas, es el conjunto armónico de lo que digo, lo que pienso y lo que hago.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s